Enrique Abad

Nací en Elche y me siento poeta de sensaciones, las que nacen de unos resortes emocionales, buceando en los orígenes de la condición humana. Es una situación en la que me encuentro cómodo. La inspiración la obtengo de la vida, en las cosas que ocurren alrededor nuestro y en la intimidad de la vida sentimental de nuestro proceso vital.

Actualmente tengo publicados cuatro poemarios: Mariposas del alma, En la senda que anochece, En la otra orilla del mundo y Emociones y silencios, y próximamente verá la luz un nuevo poemario en el que tengo depositado unas grandes esperanzas e ilusión.

SINOPSIS

   Quienes hemos seguido la obra poética de Enrique Abad reconocemos en ella, como una constante distinción, una intensa fuerza expresiva de las emociones que emanan de los sentimientos claramente expuestos e hilvanados poéticamente.

   La poesía es el modo más directo para la expresión de sentimientos y este poemario, que rebosa en todas sus páginas la intensa expresividad de su autor, nos traslada las contradicciones emocionales que llegan a surgir, en un mundo en donde las inquietudes y las pasiones conviven, y son plasmadas en muchos instantes con la crudeza de la situación o con la sutileza de matices que el momento requiere.

   Memoria del silencio viene a ser, de alguna manera, una transición a las emociones que en otros poemarios anteriores de este autor se venían transmitiendo, sin perder por ello el sentido existencialista de las relaciones, pero con un contrapunto sensitivo diferente y reflexivo, en clara intimidad con la realidad objetiva que las relaciones humanas traen consigo,